Precio de venta: $330 pesos.

Comprar

Confesiones de Maclovia

Maclovia, «Cova» Cañedo (1859-1933) o «la divina Cova» como le decían, fue una mujer que causó revuelo en Guadalajara a finales del siglo XIX. José Juan Tablada confirmó admirado su belleza y escribió en La Feria de la vida que Cova «tenía la tez morena, el cabello negrísimo y los ojos de antílope de las bellezas que en las miniaturas persas que ilustran Las Mil y una Noches, se miran sobre las praderas floridas en los huertos del Sultán Sharriar» Cova es la abuela del autor.

Durante los últimos meses de su existencia un cronista llamado Don Juan logró entrevistarla en Chapala. Los textos y reflexiones de este cronista se encontraron en el hotel Nido de Chapala. Estas historias forman el puente amoroso entre la tierra de los muertos y la que —hoy en día— ocupamos los vivos. Para cruzarlo, sólo necesitamos recorrer, poco a poco, las páginas escritas por este don Juan-Rustichello del siglo XX, al que Cova le confesó su vida antes de morir, así como en 1298 Marco Polo le confió «el milione» de aventuras —o de mentiras— a Rustichello, el escribano de Pisa.



Confesiones de Maclovia.
El Equilibrista, México, 1995,
435 páginas.